Hola Artistas, estos últimos días me ha dado por la acuarela y me gustaría hacer un pequeño tour sobre los pasos que he seguido al hacer una de mis ilustraciones. ¡EMPECEMOS!

PASO 0:Pensar en nuestra idea.

Debemos hacer una pincelada sobre cómo vamos a querer desarrollar nuestra idea, pensaremos si lo queremos hacer en un tamaño grande o pequeño, si le queremos añadir márgenes, si lo haremos en un estilo difuminado o definido etc. Esto será lo que nos ayude a decidir qué materiales decidimos escoger.

Materiales:

Papel para acuarela: en este caso me decantaría siempre por un papel de entre unos 200 y 400 gr. Si el papel ha de ser más o menos texturizado lo podéis decidir según la ilustración que tengáis en mente, o también me gusta pensar de qué manera me gustaría exponerlo, si en un marco con cristal, si llevaría paspartú, si quiero que se vea mucho margen o poco… El papel más texturizado da una sensación de más natural, que combina muy bien con colores e ilustraciones botánicas. En este caso la ilustración que he decidido hacer presenta colores azules, verdes y marrones, muy presentes en un ambiente natural.

 

piz de minas: el lápiz va un poco al gusto de cada uno, en este caso el lápiz de minas os ofrece la posibilidad de hacer unas líneas más finas para que no resalten excesivamente y os puedan servir de guía.

Goma de borrar.

Acuarelas varias: en mi caso me gusta combinar diferentes formatos y marcas, ya que cada una tiene sus cualidades y según qué situación me puede interesar más el uso de una u otra, ¡y también dispongo de más variedad de colores! Las acuarelas en pastilla son mis predilectas, aunque también tenemos la opción de la acuarela líquida o en tubo.

Pinceles: En este caso sería también al gusto de cada uno, aunque os aconsejo que os decantéis por pinceles que absorban mucha agua, para la acuarela es muy importante. En este caso yo he seleccionado pinceles redondos, de mango corto y de puntas no demasiado grandes para mejorar los detalles, ya que se trata de una ilustración pequeña (9×20 cm).

PASO 1: Boceto

En este paso, con la ayuda del lápiz de minas plasmaremos con un suave boceto la idea que vamos a querer, esto nos ayudará haciendo de guía en el momento de pintar, sobre todo con los colores muy aguados que pueden resultar más complicados de ver en el momento de aplicarlos. Podéis marcar tantos detalles como queráis, eso depende de vosotros, aunque siempre que queráis podréis añadir más lápiz una vez seco el papel. Como veréis en la imagen se trata de una línea muy muy sutil, ya que nos interesa que no se perciba a simple vista una vez terminado, ya que cuando hayamos pintado por encima ya no la podremos borrar.

PASO 2: De claro a oscuro

En este paso empezaremos añadiendo una primera capa ligera de color que nos sirva como base, en la zona de la puerta por ejemplo me interesa conseguir un azul turquesa, entonces he decidido aplicar una base en azul. Empiezo con una capa de un color muy sutil, ya que las zonas claras las deberemos mantener sin cubrir más adelante para así más tarde ir aplicando capas para oscurecerlo. Para ese paso he decidido utilizar un pincel redondo de unos 8-9 mm de grosor. Al ser capas extensas que no necesitan detalle me irá genial, al igual que al ser grueso me permite retener más agua y evito conservar el mismo tono de color en toda el área.

PASO 3: y del centro hacia fuera

Ahora es cuestión de ir añadiendo capas que definan mejor nuestra idea, os recomiendo que no apliquéis demasiadas, ya que podríais terminar dañando el papel. A través de los distintos colores y tonalidades decidir cómo gestionáis las capas.

Con la ayuda de un pincel y una paleta para mezclas, coged mucha cantidad de agua con el pincel, y podéis empezar a definir los colores que queréis, no importa si se secan, si les añadís agua los recuperareis fácilmente, el crearos un color primero os puede ayudar para oscurecerlo o combinarlo mejor. ¡No tengáis miedo al añadir agua, recordar que se trata de una técnica al agua, por tanto necesita mucha agua! En este paso las capas las añadiremos poco a poco empezando por el centro de la ilustración, en este caso la puerta. En la puerta iremos aplicando capas empezando por los azules más claros e iremos oscureciendo hasta llegar a los tonos marrones oscuros de los desperfectos de la puerta. Los detalles más pequeños los podéis hacer con un pincel lo más pequeño de diámetro que tengáis.

PASO 4: los detalles

Una vez deis por terminado el trabajo con acuarela finalizaremos nuestra ilustración añadiendo todos aquellos detalles que creamos oportunos para darle ese toque más cómic a nuestra ilustración. ¡Jugad con lo imperfecto! En este paso no se trata de contornear nuestra ilustración, o de hacer líneas rectas, el desdibujado nos dará esa sensación de que la ilustración está más definida sin llegar a exagerar sus partes. En este paso también podéis añadir más acuarela (con cuidado de no correr la tinta del delineador) para retocar aquellos detalles que no veíais hasta ahora.

¡A partir de aquí daríamos nuestra ilustración por finalizada!

Podéis preguntarnos cualquier duda que tengáis sobre la acuarela a través de nuestro blog o de nuestras redes sociales.

¡Feliz verano artistas!