Si en el post anterior hablábamos de un tema complejo, como puede ser el bloqueo creativo, en esta ocasión no nos quedamos atrás. Hoy hablamos de un tema quizás algo más enrevesado, pero muy interesante. En el post de hoy hablamos sobre el proceso creativo de los artistas.

¿Qué es el proceso creativo?

Definimos al proceso creativo como todas aquellas influencias que ha tenido un artista y que le llevan a crear una obra de arte. Estas influencias son la educación, los recuerdos familiares y de la infancia, los gustos personales, y todos aquellos factores que hayan sido relevantes en su vida. También contamos como influencias aquellos olores, texturas y demás factores que pueden influir en su creatividad de manera momentánea.

No es fácil definir la creatividad, y pese a que sí podemos definirla de manera teórica, a la hora de la práctica es algo mucho más efímero y complicado.

Existen muchos textos que hablan de la creatividad, pero estos no hacen a una persona creativa. De hecho, no está claro qué es lo que hace que una persona sea más o menos creativa.

El proceso creativo de grandes artistas

Pese a que no podemos saber qué es lo que convierte a una persona en alguien extraordinariamente creativo, sí que podemos analizar rasgos comunes de grandes artistas, que nos pueden dar pistas de cuáles fueron sus técnicas y procedimientos para llegar a crear sus obras.

De lo que estamos seguros en Arts&You es de que es posible desarrollar la creatividad, y así lo han demostrado grandes personalidades a lo largo de la historia.

Un proceso muy común en muchos artistas es el estudio y el análisis de estilos concretos, lo que con el paso del tiempo da lugar a romper con ese estilo que se estudia para dar paso a un estilo propio, lleno de matices y fruto de la experiencia.

Si queremos tener un poco de contexto sobre lo que los grandes artistas pensaban de la creatividad, tan solo tenemos que analizar sus declaraciones:

«Aprende las reglas como un profesional, para que puedas romperlas como un artista». – Pablo Picasso

«El objeto no es hacer arte, es estar en ese maravilloso estado que hace que el arte sea inevitable». – Robert Henri  

«No temas a la perfección: nunca la alcanzarás». – Salvador Dalí 

«La cosa es convertirse en un maestro y, en la vejez, adquirir el valor de hacer lo que hicieron los niños cuando no sabían nada». – Ernest Hemingway

«Hay pintores que transforman el sol en un punto amarillo, pero hay otros que, con la ayuda de su arte y su inteligencia, transforman un punto amarillo en sol». – Pablo Picasso

«La creatividad no se gasta. Cuanta más usas, más tienes». – Maya Angelou

Etapas del proceso creativo

Según el modelo de Graham Wallas (https://es.wikipedia.org/wiki/Graham_Wallas), profesor y teórico en ciencias políticas, el proceso creativo lo podemos dividir en cuatro etapas diferenciadas.

  • Preparación

En la primera etapa, llamada preparación es donde identificamos el problema o, en nuestro caso, tenemos la primera idea de lo que queremos hacer, de cuál será nuestra siguiente obra. Eso no significa qué sepamos cómo hacerla, pero hemos dado un paso hacia adelante, sabiendo que, a partir de ahora, centraremos nuestros esfuerzos en tirar este proyecto hacia adelante.

  • Incubación

La segunda etapa del proceso creativo, siempre siguiendo el modelo de Graham Wallas, nos lleva a la etapa inconsciente del proceso. Ese punto en el que, pese a que ya sabemos lo que queremos hacer, no pensamos en la manera en la que lo vamos a llevar a cabo.

Son esas horas, días o incluso semanas, en las que tenemos presente nuestro objetivo, pero aún no lo estamos llevando a cabo. En el caso de que suframos un bloqueo creativo, este paso resulta de mucha utilidad, pues nos puede dar una perspectiva que no teníamos antes.

Puedes leer más acerca del bloqueo creativo en este post.

Durante este tiempo, recogemos nuevas sensaciones y experiencias, que pueden inspirarnos y enriquecernos, para que cuando nos pongamos en marcha con nuestra nueva obra, podamos plasmarlas.

Para explicar este punto, muchos artículos hacen referencia a la siesta que hizo Isaac Newton bajo el manzano, mientras veía las frutas caer al suelo. El alejarse del problema, le ayudó a encontrar la solución que estaba buscando.

  • Iluminación

Es en esta fase cuando empiezan a florecer las ideas. Ahora que ya tenemos un punto de vista distinto, vemos la obra que queremos crear de una manera mucho más clara en nuestra mente. Este es el momento idóneo para ponernos a crear y a plasmar todo lo que hemos estado cultivando hasta ahora.

Este es el punto en el que nos resultará más fácil entrar en este estado de fluidez, donde las ideas aparecen solas y donde las horas parece que pasen a otro ritmo, pues estamos inmersos en la pintura.

  • Verificación

La última de las etapas, la verificación, nos coloca en un estado de evaluación de la obra que acabamos de crear. Este punto nos servirá para evaluar si estamos o no satisfechos y satisfechas con nuestro trabajo, y nos ayudará mucho a pulir nuestras habilidades y nuestro estilo personal.

Es el momento de detectar errores, corregirlos y ver si nuestra obra cumple con muestras expectativas.

Pese a que este modelo no ha sido desarrollado específicamente para el área del arte, y el modelo original se centra en el área financiera, si que trata cómo funciona la creatividad y la mente humana, por lo que lo podemos aplicar o podemos reconocer patrones en nuestra conducta que reflejen el modelo que acabamos de describir.

Conocer este modelo nos puede ayudar mucho a saber por qué estamos haciendo las cosas y a encontrar soluciones en el caso de que nos encontremos en un bloqueo creativo.

Crea tu propio proceso

Ahora que ya sabes, a grandes rasgos, como funciona la creatividad, te invitamos a que desarrolles tu propio proceso creativo. Cada persona es un mundo, y pese a que puedes extraer consejos de este artículo, seguro que hay pasos o etapas que has incluido en tu proceso de forma natural.

Si quieres, déjanos en los comentarios, qué es lo que te funciona a ti a la hora de inspirarte, de resolver las crisis de ideas y de sacar tu lado más creativo. De esta forma, artistas como tú podrán inspirarse en tus comentarios y, quizás, extraer valiosas lecciones.

Marc Cabrerizo – Hopser Studio