La pintura textil es una práctica muy utilizada y a la vez muy sencilla de llevar a cabo. Nos permite personalizar tanto piezas de ropa que han quedado fuera de nuestro agrado, como elementos de casa a los que podemos dar un toque algo mas personal. Hoy, en el blog de Arts&You te hablamos de la pintura sobre tela y de todo lo que necesitas saber para llevar a cabo esta técnica.

Materiales necesarios

Pintar sobre tela suele ser muy sencillo, y los materiales que necesitamos tampoco nos supondrán ningún dolor de cabeza. Para empezar a plasmar tus diseños en superficies textiles necesitarás:

Estos son los materiales imprescindibles, aunque hay algunas herramientas que te pueden ayudar y facilitar mucho la tarea, como por ejemplo una paleta de colores para hacer tus mezclas y conseguir el tono deseado.

Antes de pintar

Antes de dar vía libre a nuestra creatividad, hay algunos pasos que debemos tener en cuenta para obtener los mejores resultados posibles:

El tipo de tela

Lo ideal sería pintar en una tela de algodón 100%, pero sabemos que lo ideal no siempre se cumple. Pese a que esta tela es la que nos dará los mejores resultados por cómo sus fibras aceptan la pintura, lo cierto es que podemos utilizar casi cualquier tipo de tela, desde unas cortinas hasta una camiseta vieja.

Lavar antes de pintar

En el caso de que queramos personalizar una prenda nueva, es importante hacer un prelavado. Debemos hacerlo sin suavizante, pues lo único que queremos es eliminar cualquier fibra residual que pueda haber quedado adherida en la fase de fabricación.

Estas fibras residuales, muchas veces no aceptan bien la pintura, es por eso que recomendamos siempre lavar las prendas nuevas.

En el caso de tratarse de una prenda vieja, también recomendamos hacer un prelavado antes de ponernos a pintar. En este caso, también sin suavizante, lo haremos para asegurarnos de que la prenda está completamente limpia.

Plancha la zona donde vayas a pintar

Igual podríamos pensar que es algo secundario, pero nada más lejos de la realidad. Las arrugas pueden interferir en el diseño, haciendo que cometamos algún error o generando imprefecciones. Al planchar la zona donde vamos a aplicar la pintura nos aseguramos que no quede ninguna arruga. 

Utiliza un soporte para pintar

Para trabajar con más comodidad, a parte de la paleta de mezclas, recomendamos utilizar un soporte. En Arts&You solemos utilizar uno de poliestireno, pues nos asegura que no hay ningún relieve y que no dañamos ninguna superficie.

Tenemos que tener en cuenta que parte de la pintura que aplicamos sobre la tela, puede traspasarla, manchando el reverso en el caso de las camisetas, o la superficie donde estemos trabajando.

A la hora de pintar

Ahora que ya sabemos todo lo que tenemos que tener en cuenta antes de trabajar, podemos ponernos manos a la obra.

Plasma tu idea

Te recomendamos que, para aliviar un poco la presión, empieces marcando la tela con un rotulador fino, de manera que puedas corregir una vez empieces cin la pintura. Puedes hacerlo a mano alzada o con una plantilla que hayas recortado previamente. De esta manera te asegurarás que el diseño queda tal y como te lo habías imaginado.

Utiliza distintos tipos de pinceles

No es estrictamente necesario, ni mucho menos, pero el utilizar varios tipos de pinceles te permitirá tener una mayor libertad creativa. Como en todo, la práctica te dirá qué tipos de pinceles te van mejor para cada caso. Para empezar, te recomendamos un pincel plano, uno grueso y uno más fino.

Ahorra tiempo creando moldes

Si tienes que repetir varias veces una forma concreta, como por ejemplo una hoja, puedes crear un molde utilizando cartón o algún material similar. El cartón te permite recortarlo con facilidad, y solo tendrás que estamparlo para conseguir una forma concreta.

Si vas a utilizar varios colores, lo mejor será que tengas un molde por cada color. Así evitarás que queden residuos de colores anteriores una vez lo estampes en la tela.

Ponte a ello

Como en cualquier artículo de esta índole, te animamos a que pruebes esta técnica. Puedes personalizar fundas de cojines, cortinas, prendas de ropa y un largo etcétera de elementos.

Cuéntanos en los comentarios cómo te ha ido y si has utilizado algún truco que no hayamos mencionado. ¡A nosotros también nos encanta aprender!